Your address will show here +12 34 56 78

Poniendo orden en la transformación digital. Qué transformar, qué hacer, cómo organizarnos

Consultoría

Cada sector y las características de cada empresa hacen que los escenarios y los ritmos de transformación digital sean muy distintos, tanto a nivel externo por la irrupción de nuevas tecnologías, como a nivel interno por la aplicación de las mismas. El tipo de negocio, el punto de partida de cada empresa, su organización y su cultura digital, entre otros, serán aspectos clave para definir el proceso y los tiempos para la transformación.

Con la aparición de internet se inició una etapa importante en la transformación de las empresas. Las nuevas tecnologías y en concreto lo que se conoce como “la tercera plataforma” (movilidad, social media, cloud computing, Big Data e Internet de las Cosas) presentan hoy en día un horizonte de oportunidades con un potencial nunca visto para transformar los negocios.

Se pueden identificar cuatro ejes principales de transformación de los negocios. El primero de ellos es un clásico en la evolución empresarial: el aumento de la productividad. La digitalización de procesos de negocio puede aportar importantes dosis de eficiencia, reduciendo el tiempo de los procesos y propiciando, entre otras cosas, la ubicuidad de su ejecución.

El segundo eje de transformación está relacionado con las nuevas formas de acercamiento al cliente, facilitando el análisis del mercado, el acceso a ellos, la personalización de los productos, la compra, la venta cruzada y la fidelización, entre otros elementos asociados con la relación con los clientes.

El tercer eje es el rediseño de los productos y de los servicios y la transformación de productos en servicios, mediante nuevas formas de entender, componer y ofrecer la oferta existente.

El cuarto eje es la organización. En el escenario objetivo de la transformación se configuran ecosistemas de mayor complejidad tanto interna como externamente. En este contexto es necesaria la adecuación de las competencias digitales de los empleados, así como del servicio de TI. Los empleados deben tener el perfil adecuado en las cinco áreas que definen el modelo europeo de competencias digitales DIGCOMP –información, comunicación, creación de contenidos, seguridad y solución de problemas–. Por otra parte, el modelo de Gobierno TI debe ser el adecuado para realizar el proceso de transformación y su posterior gestión.

Las empresas que no tengan claro por dónde empezar deberían establecer la estrategia de transformación del negocio. Partiendo de un análisis y diagnóstico de la situación actual en el que se establezca el nivel de madurez digital y las necesidades de la empresa, se establecerán las bases para definir y planificar la estrategia digital y obtener el roadmap del proceso de transformación. Este roadmap va a incluir en general proyectos de reingeniería de procesos, de marketing digital, de Gobierno TI, de formación digital, etcétera.

En la estrategia de transformación del negocio es clave identificar: Qué transformar, qué hacer y cómo organizarse. Realizar el proceso de transformación de una forma planificada y gestionada ampliará en gran medida las garantías de éxito.